Soluciones

Para que la Comunitat Valenciana sea la más limpia del Mediterráneo tenemos que apostar por sistemas eficaces que ya han demostrado su viabilidad en otros países. Las soluciones están a nuestro alcance. Si queremos proteger nuestro entorno y recuperarlo, tenemos que apoyar medidas ambiciosas que nos sitúen a la vanguardia de la sostenibilidad.

 

Como hemos visto en el apartado de problemas, las botellas y las latas son los residuos que más nos encontramos cuando salimos de casa, por lo que es necesario empezar a establecer medidas efectivas para evitar su abandono.

Latas de bebida, botellas de plástico y vidrio

 

Devolver los envases de bebida a los comercios: poner en marcha el sistema de retorno de envases (SDDR) es la principal solución para este tipo de residuos. En los países en los que se ha implantado han aumentado los porcentajes de reciclaje, como en el caso de Alemania, donde se ha alcanzado un 98%.

Con este sistema se venden los envases con un depósito económico que se recupera al devolverlo en una tienda; al establecerse un valor asociado al envase, la ciudadanía lo identifica como un recurso y no como un residuo que desechar.

Como son los residuos que más frecuentemente se abandonan, con este sistema podríamos reducir más de la mitad de los residuos que ensucian nuestros espacios naturales y urbanos. Además, este modelo es imprescindible si queremos volver a encontrar envases reutilizables en los comercios

 

Comprar a granel y utilizar envases reutilizables: a través de nuestros hábitos diarios también podemos mejorar la situación, comprando en establecimientos de alimentos a granel y reutilizando nuestros envases.

Bolsas y otros envases de plástico

 

Prohibir las bolsas de un solo uso o aplicar una tasa a las mismas. Las bolsas de plástico de un solo uso deberían sustituirse por otras bolsas hechas de material duradero, como bolsas de tela, cajas o carritos de la compra. Igualmente se deberían eliminar las bolsas y los guantes de plástico en grandes superficies, para la adquisición de fruta y verdura, entre otras, además de eliminar el sobre-envasado que recubre muchos de los productos de uso cotidiano.

 

Utilizar bolsas reutilizables y duraderas, carritos o mochilas, y evitar productos sobre-envasados es una solución muy sencilla para el día a día.

Toallitas, pañales …

 

Además de su potencial como portador de bacterias, este tipo de residuo puede crear problemas en vertederos y depuradoras de aguas.

 

Mejorar la información a la ciudadanía: en este caso es necesario aportar la información adecuada a la ciudadanía sobre las consecuencias de su uso y la peligrosidad de una mala gestión de estos residuos.

 

A su vez es recomendable fomentar la puesta en valor de alternativas más ecológicas, como el uso de productos reutilizables o fácilmente biodegradables.