Problemas

Uno de los problemas más comunes que afectan a nuestra vida cotidiana y al medio ambiente es la contaminación causada por los residuos abandonados. Las consecuencias son todavía peores si estos residuos son plásticos, metales y otros materiales que tardan siglos en degradarse y contaminan nuestro entorno, nuestros suelos y nuestra agua.

 

En la Comunitat Valenciana, como en tantos lugares, es muy habitual salir de casa y ver residuos en las calles. Pero es todavía peor encontrarnos estos residuos cuando salimos de excursión, bien a la Albufera, a la playa o a otros espacios naturales en los que queremos relajarnos y disfrutar del paisaje y el entorno y, sin embargo, a cada paso que damos nos topamos con basura. Esta basura no se recogerá, ensuciará nuestro entorno y contaminará esas zonas durante años.

Para tratar de encontrar una solución al problema, primero hay que analizar bien la situación. Por este motivo Amigos de la Tierra ha realizado un estudio en el que a través de diferentes recogidas ha identificado, entre otras conclusiones, cuáles son los residuos más frecuentemente abandonados en Valencia.

 

En la investigación se demuestra que, tanto en las recogidas efectuadas por activistas en diferentes entornos de la comunidad, como en los restos analizados por los servicios de limpieza viaria (barrido de la ciudad y vaciado de papeleras), las latas, botellas de plástico y botellas de vidrio son las más abundantes, superando un tercio del total de los residuos encontrados.

 

El problema está en los espacios naturales, pero también en nuestras calles, ya que los residuos que recogen los servicios de limpieza viaria no se reciclan en su mayoría porque previamente no se ha hecho una correcta separación de los mismos.

Distribución de los residuos recogidos:

  • 30-49% (latas, botellas de plástico, de vidrio y bricks)
  • 18-35% (papel y cartón)
  • 4-11% (celulosa sanitaria)
  • 3-7% (plástico en lámina: bolsas y otros envases)
  • 3,6-4,8% (resto de plásticos)
  • 1,4-3% (resto de metales)

Nos encontramos en una situación en la que más de un 70% de los residuos no se reciclan. Una mala noticia, ya que estos residuos deberían aprovecharse; son materiales valiosos y escasos. Es innecesario extraer recursos naturales para fabricar más productos cuando podemos reciclar estos desechos para que sigan siendo útiles.

 

Además, al problema que suponen estos residuos que contaminan nuestro entorno abandonados en zonas urbanas y entornos naturales, o en vertederos e incineradoras, se suman los impactos de la extracción de recursos naturales, con consecuencias nefastas en países no industrializados: desde contaminación y explotación laboral hasta el acaparamiento de tierras, privando a las personas de sus medios de vida.

 

Necesitamos por tanto ser conscientes de la magnitud del problema y poner en marcha las medidas necesarias para solucionarlo.